Los que no me conocen, saben que no soy antiespañolista y que tratándose de futbol siempre quiero que ganen los equipos españoles. Lo del título trata de un deseo para ver si deshace el entuerto que cometió la selección española de fútbol en 2008 ganando a la alemana, ya que desde ahí parece que vienen nuestros males. Si el próximo 25 de mayo hay una final alemana se resarcirían los alemanes de la afrenta de 2008 y llevado al ámbito económico dejarían de fastidiar con políticas que a los países del sur de Europa han llevado a una crisis mayor y que a ellos y a Francia están llevando otra vez por el camino de la recesión.

 

Está claro que no podemos hacer recaer toda la culpa en Alemania y en las instituciones que piensan que el camino de solo austeridad es el adecuado. Nosotros, los griegos, los italianos, irlandeses, portugueses, etc., hemos cometido muchos errores, graves errores y que ya los estamos pagando. Cierto que UE nos está dando pasta (bueno a los bancos) para que salgamos de una crisis que nos metieron ellos fundamentalmente, pero no es menos cierto que se han pasado de frenada con la solución. Y de esto quiero hablar de la relación entre los economistas y la política. Como algunos habréis leído en la última semana, se ha destapado un escándalo en la comunidad de economistas que es que parte de las medidas impuestas por diversas instituciones internacionales, y nacionales están basadas en una artículo que dos ilustres economistas  Reinhart y Rogoff, publicaron en enero de 2010. En su estudio Reinhart y Rogoff hablaban de una correlación negativa entre crecimiento y deuda pública superior al 90%, es decir, que países que tuvieron deuda pública por encima de ese 90%, tendrían tasas de crecimiento negativas. Podéis ver información en los blogs de Nada es gratis, y el Blog Salmón, aquí y aquí.

 

Por supuesto había algunos, muchos otros economistas que comentaban que tal correlación no era tal porque ellos habían trabajado con las mismas series históricas y no les daba ese resultado. El escándalo saltó cuando tres investigadores de la Universidad de Massachussets, Thomas Herndon, Michael Ash, y Robert Pollin con la hoja de estudio que les dejaron Reinhart y Rogoff, comprobaron que habían eliminado datos, y que las ponderaciones de otros las han manipulado para dar como resultado lo que ellos querían.

 

Todo esto responde al final a ideas políticas, ya que el planteamiento entre Reinhart y Rogoff alabados por gobiernos de derecha se enfrentan con otros economistas como los anteriormente citados, y  Paul Krugman entre otros que son alabados y seguidos por gobiernos de izquierda.

 

Estos enfrentamiento podríamos decir que han dado como resultado millones de parados y más crisis, que si hubieran dejado de lado posturas políticas y vieran lo mejor para todos otro gallo nos hubiera cantado…..

Anuncios